DECLARACIÓN PÚBLICA DE 22/09/2020

Nosotros los Trabajadores que profesamos y seguimos los Principios y Objetivos de la Filosofía Socialista Democrática en todo el mundo, declaramos públicamente que en Venezuela los Trabajadores hemos sido engañados y usados como bala de cañón contra la derecha por delincuentes políticos que siguen la tenebrosa y cruel ideología del Imperialismo Marxista. En Venezuela se ha instalado una dictadura del tipo socialista-marxista, y el dictador Maduro con sus seguidores se han aferrado al poder en forma violenta. Nosotros, el pueblo Trabajador, no precisamos que ningún gobierno en forma sistemática nos provea con una canasta de alimentos para nuestra familia, que por lo demás alcanza para pocos días. Queremos Trabajo. Fuimos engañados, porque cuando apareció Hugo Chávez diciendo que los problemas de Venezuela se acabarían cuando él subiera a la presidencia, nosotros le creímos. Cuando dijo que los jueces del Tribunal Supremo no lo dejaban hacer cosas para el bien del pueblo, nosotros lo creímos y lo apoyamos. Los jueces renunciaron para que Chávez hiciera las nuevas nominaciones. Creímos que sería lo mejor para Venezuela.

Comenzamos a sospechar que Chávez era medio “demagogo” cuando prometía cosas y no las cumplía. Cuando importó electrodomésticos de China comunista y pagó con petróleo, creímos que era un sabio, al ofrecernos eses aparatos gratis. Cuando la oposición decía que Chaves estaba quebrando al país, pensamos que serían críticas egoístas, alarmistas y falsas. Cuando abrió las puertas de PDVSA para que miles de jóvenes pudieran tener un trabajo, lo consideramos un genio.

Los Trabajadores lo reelegimos presidente, a pesar que ya se mostraban los síntomas de un descalabro total en el país. Poco a poco se fue ladeando para los marxistas. Los comunistas comenzaron a ocupar cargos de importancia dentro del gobierno. Su acercamiento a Cuba y su dictadura comunista fui totalmente abierta. El decreto gubernamental que los comunistas cubanos no pagan pasaje en los buses de Venezuela, nos mostró que la cosa era fea y no tan bonita como la pintaba el gobierno. La legalización de los “colectivos”, verdaderas pandillas de bandidos que asaltan, golpean y matan Trabajadores venezolanos, nos mostró a verdadera cara de Chávez. Maduro las ha transformado en “Milicias Anti-Imperalistas”. Su sucesor fue Maduro. Nos encontramos con un gobernante que usa la imagen del héroe Simón Bolívar para perpetuarse en el poder sin importarle ni un “pio” la opinión internacional.

Simón Bolívar nos dijo en la Asamblea de Cartagena que jamás debíamos dejar un gobernante mucho tiempo en el poder porque allí se originaba la tiranía. Maduro hace poco caso de eso. Maduro es el jefe de todo, es el dictador absoluto, peor que el fascista Benito Mussolini. Tiene el poder Ejecutivo de la Nación, que lo consiguió en elecciones fraudulentas, ya que la oposición fue “castrada”. En toda Democracia el Poder Legislativo es independiente y respetado. En Venezuela el dictador no respeta ni a su madre, mucho menos al Legislativo. Sus miembros son impedidos de entrar en el Parlamento por las “milicias y la Policía Política”. Cosa aberrante y vergonzosa que solo se ve en Venezuela dictatorial. El Poder Judicial, está en las manos del Dictador y sus “militantes” marxistas, que solo saben hacer decretos y emitir órdenes para eliminar la oposición Democrática y negar y prohibir la libre acción del Parlamento. Las Fuerzas Armadas que deberían ser independientes y fieles a la Constitución del país y defensoras de la Democracia, solo hacen caso a quien las usa políticamente: el gobierno marxista, para eso son recompensadas con “oro”. La Fiscalía, que antiguamente era apolítica, hoy es apenas un tentáculo del gobierno. La principal fiscal que permitía actuar sin vergüenza al dictador, hoy se encuentra en el exilio, perseguida por el gobierno. Se nos ofrecía a los Trabajadores mucha comida, una gran mentira, pues hoy no hay ni que comer. Los hijos de los Trabajadores sufren de raquitismo crónico, porque la canasta básica no alcanza ni las 1000 calorías por día. Los remedios no existen. Los médicos tienen que recurrir al contrabando de antibióticos para poder mantener vivos a sus enfermos.

El gobierno tiene para todo problema que afecte al pueblo Trabajador, una disculpa. Los Trabajadores no queremos disculpas, queremos soluciones. Lo mejor es tener “pan sin cadenas”. Solo tenemos cadenas, cada día más, y menos pan. Maduro dice que el “Imperio” (EEUU) es causante de todo. Eso es una estupidez del tamaño de un elefante con la cual tratan de engañar al pueblo. Sabemos que el causante es el Imperialismo Marxista. En una Democracia, la rotación del poder es una obligación. En la dictadura venezolana, eso no existe. ¿Para qué dar canastas de alimentos al pueblo? Lo que quieren los Trabajadores es Trabajo y salario, así podrán comprar sus propios alimentos sin necesidad que los comunistas los extorsionen por la boca. Los países Democráticos ven con disgusto la dictadura del gobierno; pero, como los perros, hacen lo mismo: solo ladran, no muerden. Una intervención de los otros países sería una salvación de la patria para Venezuela. Colocar a los marxistas donde los marxistas colocan a los Demócratas en Cuba, sería una solución para el país.

Llamamos a todos los Trabajadores antimarxistas a cerrar filas junto al pueblo contra la dictadura marxista de Maduro. ¡¡Hasta la Victoria Siempre!!

LA FILOSOFÍA “SOCIALISTA DEMOCRÁTICA” REÚNE LO MEJOR DEL SOCIALISMO (JUSTICIA SOCIAL) Y LO MEJOR DE LA DEMOCRACIA (LIBERTAD Y PLURIPARTIDISMO).

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *