COMO EL AGUA Y EL ACEITE

Muchos de la derecha — para no decir todos — creen que el Socialismo Democrático es marxista. Otros, de la izquierda extrema, piensan que es de derecha. Otros del centro piensan que es lo mismo que Social Democracia. El restante de las personas nada sabe, por eso no opinan. En verdad, algunos pocos estudiosos y con cultura política avanzada saben que el Socialismo Democrático es una filosofía diferente del marxismo. Son como el agua y el aceite, pues no se mezclan. Karl Marx define esta filosofía como una “filosofía de burgueses, que piensan mejorar el mundo con el capitalismo que él piensa en destruir”. Como todos saben, Carlos Marx era un imbécil y persona detestable — hedionda y maloliente — que no fue ni un buen marido ni un buen padre, mucho menos un buen filósofo, por eso no hablaremos más de él (no vale la pena). Nos recordaremos de los antiguos Socialistas Democráticos (Socialistas Revolucionarios) que se levantaron contra los bolchevique en 1921. Alegaban falta de libertad (de prensa) y traición de los bolcheviques, pues habían prometido DEMOCRACIA (igual que ahora) y estaban construyendo una DICTADURA. El regimiento de marineros de la Fortaleza de Kronstad en San Peterburgo apoyaba a los Socialistas Revolucionarios y los protegían, después de descubrir las mentiras de los comunistas a los cuales habían apoyado hasta ahora. Lenin y Stalin lanzaron cinco regimientos contra Kronstad liderados por el loco de Trotsky, que se creía Dios. Después de algunos días de lucha y mucha sangre, los comunistas entraron en la base y aniquilaron sus defensores. Los pocos que se salvaron, huyeron para Finlandia a pocos kilómetros de allí. Luego emigraron por toda Europa y se mesclaron con los Social Demócratas. La persecución a los Socialistas Democráticos había comenzado con la exigencia de estos últimos en que los bolcheviques tenían que cumplir su palabra. Los comunistas no respetan acuerdos ni las minorías. Cuando Lenin abortó unilateralmente la Asamblea Constituyente que haría una nueva Constitución Democrática para Rusia, Fanny Kapplan se vengó dando un tiro en la mandíbula de Lenin. Este fue el único castigo que recibió en su vida este bandido asqueroso. Fanny Kapplan fue fusilada sin derecho a un juicio (típico de los comunistas). Por eso llamar un Socialista Democrático de comunista es una OFENSA y demuestra que el ofensor es una persona ignorante e inculta. Los Trabajadores NO marxistas Socialistas Democráticos sabemos perfectamente que el Imperialismo Marxista pretende enjaularnos a todos en una Dictadura Comunista por toda la vida., haciendo uso de mentiras, engaños y Demagogias. Tenemos ODIO y ASCO de las DICTADURAS.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *