DESPEDIR O NO DESPEDIR

El mundo enfrenta su más terrible desafío frente a la pandemia de coronavírus, COVID-19.  Los médicos dicen que para parar la aceleración del contagio es necesario que nos quedemos en casa, excepto las personas de los servicios básicos, como las gasolineras, los mercados de alimentos y remedios, etc. Muchas empresas no podrán funcionar y esto podrá ser así por un par de meses o más. Vacaciones forzadas u obligatorias para sus funcionarios se hace absolutamente necesario. ¿Pero vacaciones de dos o tres meses no existen en parte alguna, entonces que hacer para mantener los empleos?  Una idea sería extender las vacaciones por dos o tres meses en forma excepcional y descontarlas de los próximos años. Muchas empresas tienen dinero acumulado en caja o aplicado y pueden asumir este gasto para no demitir nadie. Las que necesiten podrán tomar préstamos del gobierno a bajo o ningún interés, para pagar la hoja salarial. El medio sueldo mínimo que algunos Gobiernos están programando dar a los necesitados sería apenas para los Trabajadores sin vínculo de contrato, tales como coleadores de la calle, pescadores autónomos, vendedores ambulantes, salones de belleza, etc. Sabemos que los empresarios no tienen culpa del aparecimiento de este virus, pero los Trabajadores tampoco. Entonces hacer ellos “pagar el pato” es una tremenda injusticia social. Una solución equilibrada y compartida debe ser establecida entre todas las parte envueltas y perjudicadas. El asunto debe ser ampliamente discutido y analizado. En una dictadura la decisión viene de arriba con fuerza bruta total, pero esa solución no es siempre la mejor. Quien se atrever criticarla es acusado de “CONTRAREVOLUCIONARIO” y va preso por varios años.

LA FILOSOFÍA SOCIALISTA DEMOCRÁTICA REUNE LO MEJOR DEL SOCIALISMO CON LO MEJOR DE LA DEMOCRACIA. DETESTAMOS LAS DICTADURAS.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *