EL PEQUEÑO CAPITALISMO

¿Usted ya se ha dado cuenta que en los países marxistas-comunistas muy poco se puede hacer con el dinero que ahorra de su sueldo? No hay nada o casi nada para gastar. Si quiere comprar un auto, es algo casi imposible, además será acusado (y maltratado) de “consumista”. Si quiere disfrutar de una semana con la familia en un buen hotel, es prohibido en Cuba. Los hoteles son para los grandes jerarcas comunistas o para los turistas. En la Rusia comunista había personas con mucho dinero en las cuentas de ahorro; pero mucho más dinero atrás del ropero. Cuentan que Stalin quedó estupefacto cuando supo cuánto dinero tenía en el cofre que su secretario le administraba. Era una verdadera fortuna. En los países capitalistas con sistemas liberales o neoliberales y también en los países con avanzados sistemas de justicia social, el dinero del ahorro tiene la posibilidad de ser invertido en empresas que pueden crecer, dar más Trabajo, más empleos y más riquezas para la sociedad. Obviamente que eso tiene una recompensa: la valorización. Todo es negociado en la Bolsa de Valores. En los países marxistas-comunistas, no capitalistas (no es el caso de China), el dinero ahorrado se pudre debajo del colchón sin servir a nada ni nadie. No hablamos aquí de las grandes inversiones de los grupos privados ni de los fundos de pensión. Sabemos que el sistema de economía centralizada estatal que se mantiene solamente bajo una dictadura, trae beneficios solo para los gobernantes de la dictadura comunista. Los Trabajadores no marxistas Socialistas Democráticos sabemos perfectamente que el Imperialismo Marxista pretende enjaularnos a todos en una dictadura comunista por toda la vida. Tenemos ODIO y ASCO de las dictaduras.

¿SABIA QUE LA FILOSOFÍA SOCIALISTA DEMOCRÁTICA REUNE LO MEJOR DEL SOCIALISMO (JUSTICIA SOCIAL) CON LO MEJOR DE LA DEMOCRACIA (LIBERTAD)?

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *