EL SUBE-BAJA DEL PIB

Todos sabemos que existe un índice para medir la actividad económica de los países. Este índice es el PIB. El Producto Interno Bruto que mide el valor de todas las transacciones monetarias de un país en un cierto periodo. Este valor pode ser dividido por el número de habitantes del país y tendremos el PIC (Producto Interno per Cápita – “por cabeza”). Cuando estos valores suben, con toda seguridad, los ricos están ganando más. Es decir están se quedando más ricos. Los pobres, generalmente, se quedan igual de pobres. Dicen que en Ginebra, allá en Suiza, en la frente del edificio de la FAO (Organización Mundial para la Alimentación), existe una placa en piedra en que está escrito: “Cada vez que Ud. come dos pollos, la estadística, es la ciencia que afirma, que Ud. comió uno y yo el otro”. Es una verdad y podemos deducir lo siguiente: que el PIB y el PIC son apenas índices estadísticos y aunque afirmen que yo comí el otro pollo, es una mentira, y estoy con hambre porque no comí ninguno. Sabemos que algunas Democracias poden ser casi perfectas del punto de vista político pero no se puede afirmar, apenas mirando el PIB o el PIC, nada sobre la justicia social que impera allí. Tenemos apenas una certidumbre: cuando el PIB y el PIC bajan, el Trabajador paga el pato. Los ricos ni sienten tal baja. Hay países de bajo PIB (permanentemente) que en lo social son mejores para su población que otros de alto PIB. Con esto afirmamos que tanto el PIB como el PIC son casi 100% independientes de la “justicia social” del país. Recordamos que una Democracia puede tener un sistema económico “ultracapitalista salvaje” (de derecha), una economía “Socialista Democrática” (de izquierda) o una que no es ni “naranjada ni limonada”. Sabemos que el IMPERIALISMO MARXISTA trata, por todos los medios, de enjaularnos en una dictadura por toda la vida. Los Trabajadores no marxistas SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS tenemos ODIO y ASCO de las DICTADURAS.

LA FILOSOFIA SOCIALISTA DEMOCRÁTICA REUNE LO MEJOR DEL SOCIALISMO CON LO MEJOR DE LA DEMOCRACIA.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *