GOOD BYE LENIN

Este es el nombre original de la película del director alemán Wolfang Becker basado en un hecho real ocurrido en Alemania Oriental durante la transición del Comunismo para la Democracia. Esta transición no fue tan obvia como la que ocurrió en Chile de la dictadura militar del perverso Pinochet para la Libertad Democrática y la del Brasil, e representan un buen concepto de civilidad. Se aprecia como un país bajo el terror de la Stassi pasa a la Libertad plena. La película retrata esta fase de la historia, usando la tragedia que sufre una familia de una profesora comunista idealista que sufre un ataque al corazón. Aquí se ve que en la Alemania comunista no faltaba comida como en los demás países comunistas (vea Cuba/Venezuela de ahora).Esto era porque Alemania había pasado por mucha restricción alimentar en la guerra y ahora daban mucha importancia a los alimentos. Por eso era el único país comunista que no faltaba comida en la mesa. Se ve la alegría y la sorpresa de la profesora cuando le avisan que la fábrica les autoriza a comprar un Trabant después de solo 3 años de espera. El Trabant era un auto de segunda categoría que era lo máximo que podían comprar los alemanes orientales. Tenía un motor de 2 tiempos, pésimo; pero era lo único que podían comprar después de años de economía ahorros, servicios voluntarios y años del carnet del Partido Comunista. Los maharajás del Partido usaban autos importados de lujo. ¿Trabitt? ¡¡Nunca!! El jefe de familia de la película, había huido años atrás al lado occidental y constituido nueva familia. Junto con la muralla de Berlín también cayó el régimen de podrido que estaba. Poco antes de caer la divisoria vergonzosa de Berlin. Se muestra como los alemanes usavan sus vacaciones en Hungría para huir al lado occidental, abandonando casa y todo lo demás. La unión de las dos alemanias fue ayudada por la medida de cambiar dos marcos orientales por uno de occidente. También ayudó mucho el hecho que Alemania, ya unida, fue campeona del mundial de futbol en esa época. Las Radios y las estaciones de TV cerraron por falta de audiencia y porque eran pésimas. La película muestra como los edificios de Berlín, eran viejos, feos y sin mantención (igual que La Habana de hoy). Como las ropas que eran obligados a usar, eran feas y fuera de moda. Se ve como la Coca-Cola llegó para endulzar los alemanes orientales sometidos al comunismo. Como el Burger King vino para agradar la vida de ellos. A pesar de ser una película neutra, muestra como es mejor vivir en ambiente capitalista (selvage) que en uno comunista y eso se resume en una palabra solamente: LIBERTAD. Nosotros, los Trabajadores no marxistas Socialistas Democráticos, sabemos que el Imperialismo Marxista, pretende enjaularnos a todos en una horrorosa dictadura comunista. Tenemos ODIO y ASCO de las dictaduras. Deseamos que la nueva Constitución cubana elimine las Fuerzas Armadas para así usar el dinero para la reconstrucción del país y la felicidad de su pueblo.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *