INTELIGENCIA ARTIFICIAL: ¿avance o amenaza?

Marcos Antonio Fiorito – Teólogo – Semanal Alagoas Agora – 16 a 22 de abril 2018.

La ficción científica nos ha presentado un mundo futurista lleno de avances tecnológicos e científicos que transforman la vida de los seres humanos mucho más cómoda y práctica. Sin embargo, mucha cosa que las películas han pasado sobre el futuro ya se han transformado en realidad en el presente: teléfonos móviles, redes inalámbricas, comunicaciones intercontinentales sin costo (sea por voz o por video), drones, naves ultrasónicas, TV planas, internet y su universo fascinante, auto eléctrico, auto a hidrógeno, auto autónomo, máquina de planchar ropa, robots que cocinan, robots que cortan árboles, robots que atienden, estacionamiento de autos con mecanismo mecatrónico que agrupa los autos automaticamente, silla voladora, drone que transporta un hombre, etc.

Sin embargo, la cara “color rosado” de la tecnología futurista comienza a sacudir y preocupar seriamente los humanos, cuando los “profetas” de la inteligencia artificial indican para el hecho de que hasta el año 2030 la mitad de los empleos existentes hoy pueden desaparecer. Y para el CEO (Presidente/Gerente General) de la Mercedes-Daimler Benz, el panorama es aún más asustador: de aquí a 20 años, 70 a 80% de los empleos van a transformarse en polvo[1].

No es novedad para nadie que los aplicativos de transporte de pasajeros como el UBER, el Cabify o el 99 Taxi, enfurecieron los taxistas, y, sin duda alguna, los perjudicaron seriamente, aunque hayan facilitado la vida de los ciudadanos. Sin embargo, los autos autónomos, dentro de algunos años, irán substituir todos ellos, inviabilizando ese tipo de trabajo. Para las empresas que tienen la propiedad de los aplicativos, eso se traduce en ganancias del 100%, ya que no precisarán dividir nada con los actuales motoristas y asociados.

Atendientes robots comienzan a ser colocados en restaurantes de “fast-food”, disminuyendo drásticamente el número de funcionarios. Basta uno o dos funcionarios que queden en el local a fin de resolver las situaciones imprevistas.

Se ve en las redes sociales y en el WhatsApp, imágenes de un robot cocinero que prepara platos con espantosa perfección. Basta Ud. escoger el plato del menú para que en pocos minutos Ud. tenga su pedido listo.

Máquinas del área de la construcción civil ya son capaces de levantar paredes, incluso colarles la masa fina y pintarlas. En el mismo segmento tenemos las impresoras 3D de tamaño gigante, capaces de fabricar una casa entera de 40m2, siendo que ya están trabajando en una máquina más grande que puede “imprimir” una casa mayor.

Recientemente, una cámara de reconocimiento facial permitió el arresto de un criminal en la China durante un espectáculo con miles de personas. Incluso anteojos de reconocimiento facial comienzan a ser usados por la policía de esos países, provistos de un espectacular banco de datos.

Softwares desarrollados para el segmento de salud y derecho (leyes) están amenazando concretamente los profesionales de esas áreas en USA por la perfección que ayudan a dar diagnósticos y soluciones de asuntos legales.

¿Cuál será el impacto de todo eso en algunos años? ¿Cuántos perderán sus empleos? ¿Cuánta infelicidad eso podrá generar? ¿Será que asistiremos, como en las películas futuristas, hordas de seres humanos viviendo miserablemente en los subterráneos de las ciudades mientras en la superficie se presentan construcciones imponentes, ultramodernas, erigidas con tecnología de punta y ostentando riqueza? No llevará mucho tiempo para descubrir… ¡Quien vivir verá! (mfiorito21@gmail.com).

[1] Disponível em: <http://providersolutions.com.br/o-futuro-da-vida-pelo-ceo-da-mercedes-benz/?doing_wp_cron=1523741857.1905140876770019531250>. Acesso em: 14 abr. 2018.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *