LA FELICIDAD

Muchos autores y filósofos han escrito mucho sobre la Felicidad de las personas. Las religiones han dado mucha importancia a esto de la misma forma que a la “Infelicidad”; que no es lo mismo que el pecado, la melancolía o la tristeza, con la cual es confundida muchas veces. Definir la Felicidad es algo complicado. No es fácil. Es algo subjetivo y depende de muchas cosas. Un autor, dice sobre este asunto, no todos los seres humanos tenemos la misma capacidad de sentir y de expresar la Felicidad. Algunos más otros menos. Algunos permanecen quietos y callados. Otros saltan en la calle y abrazan a todo el mundo. Ríen y gritan. Una persona puede sentirse feliz por algo que a otra no le hace la mínima diferencia. Por ejemplo, un pequeño empresario es feliz por instalar una pequeña máquina para llenar sus botellas a razón de 400 en una hora, de seis en seis unidades, siendo que antes demoraba 5 horas en la misma operación, de una en una. A otro empresario mayor, con una empresa mayor, esto no le causará nada. Ninguna felicidad, a no ser que vea que la línea de embotellado es de una velocidad de 400 botellas por minuto y automática. No llegará a sentirse muy infeliz por echar a la calle dos de sus seis operarios. Los operarios sí que sentirán infeliz. Otro ejemplo: (real) Una dueña de casa en la Cuba ocupada por los comunistas, la vemos en la TV, feliz porque consiguió comprar casi un kilo de hígado de buey para su familia en la carnicería del barrio, que ya venía pidiendo hace un mes. La felicidad de ella no disminuye por el hecho de llevar la carne en la mano porque no había papel ni embalaje para ella en la carnicería. Se ve una vecina colega de la primera con la INFELICIDAD de no tener la misma suerte de la primera dueña de casa y tener que salir con las manos vacías. En cualquier país civilizado de Occidente, ver algo así, es impensable. Acreditable. Retirar carne en la mano… (¿?). Un último ejemplo: los compradores de una panadería en la Habana, Cuba gritan de INFELICIDAD y de rabia, para la cámara que los filma, que en casa son 8 pero la panadería solo le vende 6. Además grita: este pan es muy malo y en casa somos 8 ¡! (No hay harina para vender en lugar alguno).Se ve que en la fila hay un comisario político comunista que lo reta y lo manda callar por causa de la TV extranjera de lo contrario lo apresará. No se puede afirmar que en las Democracias todo es bonito y huele bien; pero nadie es amenazado con prisión por protestar o decir lo que piensa sobre cualquier asunto. Mucho menos que el gobierno tenga agentes de la policía política espinando a los ciudadanos, acusándolos y encarcelándolos por ser o se comportar como ENEMIGO ORAL DE LA REVOLUCION. En la isla de Cuba, tomada por los comunistas, eso sucede y es documentado por las cámaras de TV y por los celulares que los turistas neutros publican. (Los turistas marxistas esconden todo eso). ¿Usted buscaría la FELICIDAD en la DEMOCRACIA o en el Comunismo? Los Trabajadores NO marxistas sabemos perfectamente que el IMPERIALISMO MARXISTA pretende enjaularnos a todos en una dictadura comunista. Tenemos ODIO y ASCO de las dictaduras.

UN DEMÓCRATA anti-comunista (como todos los Demócratas somos).

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *