MARCHA POR JESÚS

Uno de los principios doctrinarios de los SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS es la absoluta e completa tolerancia no solamente de todos los partidos políticos demócratas, sino que la tolerancia de todas las religiones. El Dios que veneran los judíos, los cristianos y los musulmanes es el mismo y debe estar muy triste con los vergonzosos ataques de los bandidos, canallas e intolerantes en contra de los manifestantes pacíficos evangélicos que participaban de la “Marcha por Jesús” en Santiago de Chile. Los detenidos debían ser juzgados con severidad y expulsados de Chile por un tiempo mínimo de 10 años después de cumplir un buen tiempo en la cárcel.  Chile no necesita de ellos. Penas suaves es lo mismo que pasar la mano en la cabeza. Penas blandas no resuelven el problema e incentivan la repelencia del crimen. La Policía de Chile tiene su parte de culpa en eso al no proteger en forma eficaz la pacífica marcha. El jefe de policía de Chile debía renunciar por incompetente y el Presidente de Chile debía usar cadena de radio y TV para disculparse por haber nombrado tan incompetente jefe de Policía. Esto nos recuerda las “Marc has de las Damas de Blanco” en Habana, Cuba que después de salir de misa a los Domingos, inician una marcha pacífica por varias calles de la capital de la Cuba comunista, pidiendo la libertad de sus seres queridos, presos políticos del régimen. Esta marcha es atacada por bandidos del gobierno comunista de Cuba, bien pagados, con el beneplácito del maldito gobierno dictatorial comunista , con envoltorios de excrementos humanos sólidos y líquidos, al más puro estilo Ruso comunista (Boris Yeltsin). Nadie es preso o detenido. Pero muchas señoras si lo son bajo la acusación de marchar sin permiso. Aunque este permiso haya sido pedido con varios días de anticipación, nunca es concedido por la policía comunista. Los Trabajadores SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS NO marxistas, sabemos que el IMPERIALISMO MARXISTA pretende enjaularnos a todos dentro de una DICTADURA COMUNISTA por toda la vida. Tenemos ODIO y ASCO de las DICTADURAS.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *