¿¿PUEDE UM MILLONARIO IR AL CIELO??

Muchas veces escuchamos a ciertas personas que los millonarios jamás irán para el cielo. Antiguamente decían que era más fácil que un millonario pasara por el hoyo de una aguja que ir para el cielo. Esto todavía vale para los millonarios deshonestos. Los comunistas dicen que en los países dominados por ellos no hay millonarios (pero hay jerarcas que viven como tales). Dicen que todos (100%) de los millonarios de los países capitalistas son inmerecedores de lo que tienen. Para los comunistas y marxistas, ser millonario, es sinónimo de ser rico, abastado, privilegiado, bandido, canalla, sinvergüenza, inescrupuloso, egoísta, antipueblo, anticristiano (¿¿será que ellos saben lo qué es ser cristiano??), malvados, trogloditas, sin corazón, sin sentimientos. Dejando de lado esta mirada de odio de los comunistas hacia los ricos, veamos el punto de vista de los capitalistas de la derecha. Para los capitalistas salvajes: los ricos son los únicos que han demostrado su valor, acumulando riquezas que los otros no tienen por falta de capacidad. A ellos debía ser asegurado el derecho de continuar ricos y de gobernar a todos los demás. Dejando de lado también, este particular punto de vista, de amor enfermizo por los ricos de la derecha reaccionaria, veamos el punto de vista del Socialismo Democrático sobre este asunto. En primer lugar, los trabajadores socialistas democráticos creemos que pasar todas las fuentes de trabajo (productos y servicios) para los comunistas y marxistas, es como salir del sartén caliente para entrar en el horno supercaliente con la absoluta seguridad que nos transformarán en esclavos del comunismo y del marxismo por toda la vida. Creemos que el marxismo y el comunismo son apenas un “excremento” que huele muy mal a las narices de los trabajadores, (igual que el fascismo y el nazismo). Eso no quiere decir que seamos partidarios del capitalismo salvaje o de una convivencia pacífica con él, como decía Nikita Krushev (o limpiabotas de Stalin), con los trabajadores. Pensamos que mientras no haya nada mejor (o menos malo), toleraremos el capitalismo privado pero con obligaciones socialistas democráticas, como entregar el 50% de sus utilidades en sus negocios. Esto es mil veces mejor que la porquería de capitalismo de Estado de los comunistas. El Impuesto de renta debe ser proporcional al sueldo. Quien gana 1 Sueldo Mínimo (SM), paga 1% de IR. Quien gana 50 o 60 SM o más, paga el máximo: 50%. Por lo tanto en una sociedad socialista democrática, mientras más lucren las empresas y las personas ganen más, más será benéfico para la sociedad y los trabajadores. Más justicia social, menos pobres. No será necesario someter a los trabajadores a PERIODOS ESPECIALES ni decir que la culpa de su locura es el EMBARGO.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *