UN PROBLEMA DE DIFÍCIL SOLUCIÓN

Siempre la falta de empleo (la cesantía) fue un problema de difícil solución. Los Trabajadores Socialistas Democráticos no marxistas reconocemos que este es un problema de los más difíciles de resolver en forma eficiente y sin perjudicar al país. En Cuba, por ejemplo, los comunistas tratan de resolver este problema dando tareas ridículas y sin ningún valor alguno para nada y para nadie. Ejemplo: leer el diario Comunista Gramma – por parlantes – a los operarios de las fábricas durante el día laboral.  Personas para anotar la hora de llegada de los taxis, a su punto de encuentro. Dos personas a más del chofer conductor en los buses como mecánico y como electricista emergencial, en cada vehículo y en cada viaje. Anotar el nivel de jugo de granadina en las maquinas refresqueras de las fuentes de soda. Ojos y oídos de la revolución: miles de ciudadanos espiando a sus compatriotas e denunciando para la policía política. Observador del mar (espías en las playas). Degustador de comidas y bebidas de los restaurantes, etc. Como se puede apreciar, así es bien fácil de acabar con la cesantía. Claro está que se provoca la miseria y la angustia a TODOS (excepto los comunistas que tienen sus regalías exclusivas) y el país se va al fondo del pozo. ¿¿Se gasta mucho en nada útil al país. Será que lo mismo va a suceder en Argentina?? La Derecha piensa que solamente acabaremos con la cesantía con más inversiones de afuera. Gran error. Así los ricos se quedan más ricos y los pobres más pobres. Otros dicen que si todos fuéramos ingenieros, médicos, abogados, técnicos, etc., el problema estaría resuelto.  Gran ilusión totalmente falsa. El desempleo solo acaba creando más empresas, muchas más (se acuerdan de Alemania que creó tantas empresas que no había operarios alemanes suficientes para echarlas a funcionar y tuvieron que traer de Turquía y otros países). No adelanta meter todos los cesantes en las FFAA porque no quedará nadie para producir y pagar los sueldos de los soldados. En una dictadura, la comunista específicamente, el problema se resuelve quebrando al país y dando empleo como “mirantes del cielo”. Al final todos se quedan miserables (sin mencionar que todos son subyugados como esclavos sin libertad).  Los Trabajadores no marxistas SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS sabemos que el Imperialismo Marxista pretende nos enjaular a todos, por toda la vida, en una dictadura comunista junto con nuestras familias. Tenemos ODIO y ASCO de las dictaduras.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *