VIVIENDA Y URBANISMO

Con las recientes lluvias torrenciales de Rio de Janeiro en Brasil, dos edificios de departamentos de personas, colapsaron y hicieron varios muertos, incluso niños pequeños que no tenían ninguna culpa. Muchos dirán que son catástrofes naturales extremas, tal cual un Tsunami. Pero observando de más cerca, se verá que no es bien así. Se trataba de edificaciones ilegales sin autorización del gobierno, de las autoridades y que estaban bajo la protección de milicias ilegales (gánster) que dominan algunos barrios de la ciudad. Los constructores dicen que los funcionarios del gobierno en vez de ayudar, solo quieren elevadas sumas de dinero para aprobar (extorsión y corrupción). ¿Ayudar? Ni pensar. Por eso ellos no recurren a ellos. Todos son culpados excepto los niños que han muerto en esta tragedia. En el Capítulo 6 del Manifiesto Socialista Democrático se dedica exclusivamente a este asunto: Vivienda y Urbanización. En este Capítulo está claramente definido que pensamos que es un DERECHO de cada ciudadano vivir con su familia en una vivienda decente y urbanizada. Aún más se establece que el Estado debe entregar gratuitamente un mínimo de energía. Los ricos dicen que “no existe almuerzo gratis”. Nosotros decimos que sí, cuando es pagado por los más ricos. Pero no queremos ese almuerzo gratis, apenas queremos pagar menos y de acuerdo a nuestras capacidades y lo que somos: pobres y menos favorecidos. Lo más importante es que sea reconocido que no todos los trabajadores queremos (o podemos) tener una casa propia (que sería lo ideal), sino que tener una vivienda arrendada del Estado con un valor reducido, o social, pero que sea decente, buena, higiénica, segura, urbanizada, legal, etc. Esto ya es hecho por la comunidad de la Iglesia Católica bajo el nombre de “Organización San José operario”, arrendando a las familias pobres de trabajadores departamentos para vivir, por la mitad (o menos) del precio del mercado. En USA hay algo similar. Yo soy testigo de cómo esto es bueno y hace bien a los trabajadores y sus familias. En América Latina hay varias organizaciones religiosas que tienen algo parecido, pero nada oficial ni en gran escala como se desea o se necesita. Esto es algo absolutamente necesario. Los trabajadores NO marxistas socialistas democráticos vemos esto con buenos ojos y algo en que convergen el Socialismo Cristiano con el Socialismo Democrático: ayudar a los menos favorecidos. Somos agradecidos a ellos por esto.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *