VOLVER AL PASADO

Parece que el comportamiento del ex-presidente Lula del Brasil, es un comportamiento de “volver al pasado”. Pasado beligerante, pasado de rebeldía, pasado de intransigencia y de falta de respeto a las leyes. Lula con su actitud de desafiar la ley que mandó a él ir para la cárcel para comenzar a cumplir su pena por corrupción, de 12 años, está dando un pésimo ejemplo de alguien que no quiere respetar la ley. Pregunto: cómo alguien que no respeta la ley quiere ser presidente del Brasil?? Todos saben que Lula es un pozo de contradicciones. Dice que es el hombre más honesto del Brasil. Insinúa con esto que los Trabajadores no son honestos. Sim embargo él fui condenado a 12 años por corrupción – después de ser exhaustivamente juzgado. Dice que iría “a pie” para se entregar a la policía: lo que resultó ser una mentira de él ya que se “atrincheró” en el Sindicato. Por aquí se ve que Lula miente. Y miente descaradamente. Se allá mejor que los demás, sean brasileiros o no. Su narcicismo llega a ser pecaminoso. Se jacta de nunca haber leído un libro, cosa que es un pésimo ejemplo para la juventud. Cuando fue elegido presidente del Brasil por primera vez, se rodeo de gente aparentemente buena, capacitada e inteligente. Como el tiempo mostró mas tarde, también eran unos corruptos e sinvergüenzas. Mostró claramente que Lula parecía ser una persona del bien y sus defensores y aliados, sin ningún valor ético que asaltaron los cofres públicos sin misericordia para alimentar sus partidos y sus bolsillos. O Lula, en lugar de expulsarlos, calló, silenció. Hasta que la Policía y la Justicia mostraron la pudrición de su gobierno. Ahí confesó que su partido (y sus aliados) estaban practicando la vieja política de hacer el bien para esconder el mal. Por último, obligó su partido “particular e privado”, el PT de hacer su sucesor: la repugnante e incompetente Dilma Rousseff que fue elegida presidenta del Brasil gracias al PMDB, partido que era una –caverna de ladrones–, esperaban seguir robando lo que podían e no podían (y así lo hicieron). La Dilma no tenía ninguna experiencia política. Hasta sus aliados, reclamaban que ella no quería atenderlos y que no escuchaba a nadie. En el periodo en que Lula y Dilma fueron presidentes, la política exterior fue de dos caras. Una cara de Democracia, defendiendo la impecable política interna que hicieron en Brasil, respetando las instituciones y frenando los comunistas que querían expropiar la empresa privada. La otra política, fue de total apoyo a los países que practicaban el marxismo-comunismo, como Cuba o caminaban para él, como Bolivia de Ivo Morales. Argentina de la desquiciada Cristina Kirchner, la Venezuela do los perversos pseudomarxistas Chave y Maduro, la Nicaragua del infeliz Ortega, Chile de la incompetente Michelle Bachelet, etc. En otras palabras Lula muestra lo de siempre : DOS CARAS. Una buena y otra mala: Dr. Jekill and Mr. Hyde. Los Trabajadores no marxistas SOCIALISTAS DEMOCRATICOS sabemos que el IMPERIALISMO MARXISTA quiere enjaularnos a todos en una dictadura comunista. Tenemos ODIO y ASCO de las dictaduras.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *