¿WHO PUT THE BELL ON THE CAT?

Esta famosa frase es parte de un cuento norteamericano que traducido, dice: ¿QUIÉN PONDRÁ LA CAMPANILLA AL GATO? Esta idea de colocar una campanilla en el pescuezo del gato para alertar los ratoncitos que el gato viene para comerlos es una idea dada como solución por un ratoncito, en una asamblea de ellos. Solo que cuando preguntados quien sería el voluntario, nadie se presentó para colocarle la campanilla al gato devorador y malvado. En la política suele suceder algo parecido. Hasta ahora nadie se había atrevido a enfrentar con coraje las huestes pecaminosas del PT en Brasil. El PT robaba y dejaba robar. Muy por el contrario, los demás partidos cortejaban él, buscando los cargos bien pagados y principalmente los cargos con “premios” para el PT, sus amigos y los bolsillos de ellos. Jair Bolsonaro fue el principal (no el único) adversario que tuvo el coraje de enfrentar al PT de igual para igual. El PT vivía (e aún vive) endiosando a las hediondas dictaduras marxistas de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Corea del Norte, etc. y los demás Partidos de la democracia (?) no dicen nada, se quedan callados. Dictaduras contra el pueblo que oprimen a los trabajadores y ningún partido democrático dice algo. Jair Bolsonaro tuvo la valentía, la clareza y la voluntad de salir en defensa de la libertad y de la Democracia contra la hipocresía del PT con la marxista Crazy Hofmann y el pro-marxista Lula, al frente. La misma hipocresía del PC del PMDB (ahora MDB). Por eso Jair Bolsonaro es Presidente del Brasil. Muchos (la mayoría) dicen que aguantar Jair Bolsonaro VALE LA PENA (por eso hay que apoyarlo) para mantener lejos el PT, el PMDB, el PC y otros partidos degenerados, marxistas y marxistoides. Los trabajadores NO marxistas del mundo apoyamos Jair Bolsonaro cuando lucha contra las dictaduras y somos contra él cuando toma actitudes poco sociales, como la reducción de 30% del presupuesto para la educación. Somos a favor de la Democracia y contra las Dictaduras. Somos por el avance social. Por la justicia social.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *