EL PUEBLO EN LA CALLE

La Democracia permite en forma contundente que las personas se manifiesten públicamente en las calles y en cualquier lugar. En Cuba esto es prohibido y quien protesta va para la cárcel, preso por varios años. Cuba es una dictadura comunista impuesta al pueblo. Las manifestaciones sirven para avisar al gobierno que el pueblo desea cambios. Esto es un aviso para los gobernantes y los Parlamentos. El Parlamento es el verdadero lugar y el más adecuado para discutir los problemas y buscar las soluciones. Las manifestaciones deben ser pacíficas y ellas son eficaces, pues los gobernantes que practican la Democracia, las escuchan y toman las medidas pertinentes. Es común que en estas manifestaciones pacíficas se infiltren terroristas, bandidos y en general malos elementos que no solo provocan desordenes sino que beligerancia y destrucción. Las manifestaciones de esa forma pasan a ser inútiles, pues solamente provocan confronto bélico y prejuicio a todos los Trabajadores. Los bandidos capturados por la policía deberían ser tratados con todo o rigor posible como “terroristas” y no como simples “agitadores”. Diez años de cadena con trabajos forzados y luego la expulsión del país parece bien adecuado. Los comunistas y marxistas en general no dialogan, solamente atacan sin importarse si los otros es que tienen la razón. Los Trabajadores no marxistas SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS sabemos que el Imperialismo Marxista nos quiere enjaular a todos junto con nuestras familias en una dictadura comunista por toda la vida. Tenemos ÓDIO y ASCO de las dictaduras.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *