EL SOCIALISMO DEMOCRÁTICO EN EUROPA

Antes de 1914, el Socialismo Democrático en Europa era minúsculo. Solo se mencionaba en las Universidades en las clases de Sociología. Su existencia parecía eternizarse apoyando a la Social Democracia, que era muy parecida en contenido y acciones. No había grandes diferencias que las excluyesen mutuamente, muy por contrario, había muchas cosas que las unían.  Lo que facilitaba mucho las cosas, es que ambas eran “anticomunistas”. También ambas eran partidarias de mejorar la situación de los Trabajadores en Democracia, Real, Parlamentar o Presidencial (Alemania, Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia, Estonia, Lituania, Letonia, Polonia, etc.).

Cuando en 1917 el jefe de los comunistas de Rusia, Lenin, decidió exterminar los Socialistas Democráticos (que se llamaban Socialistas Revolucionarios) por exigir Democracia y oponerse a la dictadura, los perseguidos se atrincheraron en la Fortaleza de Kronstad en el mar Báltico. Lenin los atacó con dos ejércitos y miles de comunistas voluntarios. Al verse derrotados, cientos de Socialistas Revolucionarios huyeron para Finlandia por las heladas planicies del norte de Rusia, en la noche. Salvaron sus vidas, pero Lenin se vengó desterrando sus familias e hijos en trenes para la helada Siberia. Otros muchos fueron enviados para campos de concentración, donde murieron debido a las enfermedades sin atención médica y los malos tratos de los comunistas.

Esto debe responder por qué los Socialistas Democráticos tenemos tanta rabia y asco de los comunistas.

Los sobrevivientes de la lucha desigual, se esparcieron lentamente por los países Bálticos, cambiando su nombre para Socialistas Democráticos para separar el periodo antes y después de Kronstad, y la traición de Lenin, su antiguo aliado. Fueron recibidos de brazos abiertos por los grandes Partidos Sociales Demócratas de los países del Báltico. Como extranjeros, ayudaron a la Social Democracia y fueron semillas fructíferas para las corrientes Socialistas Democráticas creadas internamente dentro de esos Partidos. Los Socialistas Democráticos se comprometieron a ayudar siempre a la Social Democracia y nunca estorbar o colocar “piedras en el camino”. Mas dejaron claro que siempre serian ANTITOTALITARIAS y a favor de la DEMOCRACIA.

Como la Social Democracia Europea ha sido siempre un baluarte contra el comunismo, siempre ha tenido el apoyo total del Socialismo Democrático. Este apoyo no puede ser transferido para los Partidos Social Demócratas de América Latina, pues rutineramente están haciendo pactos con los comunistas.  Esto es inaceptable del punto de vista del Socialismo Democrático. En estos países el Socialismo Democrático se mantiene y se presenta apenas como una filosofía de vida. El único Partido Socialista Democrático de América Latina que se tiene noticia fue fundado por el Diputado Don Florencio Galleguillos Vera en Chile. Tuvo vida corta. Fue masacrado por la Derecha y los marxistas. Terminó uniéndose al PADENA, el cual fue exterminado por Pinochet.

LOS COMUNISTAS QUIEREN DICTADURA; LOS SOCIALISTAS DEMOCRÁTICOS, DEMOCRACIA.

LOS COMUNISTAS ODIAN A LOS RICOS; LOS SOCIALISTAS DEMOCRATICOS, LA MISERIA.

LA DEMOCRACIA ES LO OPUESTO DE LA DICTADURA.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *