¿LATINOAMÉRICA ES UNA TRAGEDIA?

Muchas personas piensan que América Latina se está transformando en una tragedia continental con el avance del marxismo en todos los lados. La victoria en las elecciones democráticas (excepto en Venezuela) en los países de América Latina de candidatos confesadamente marxistas lo comprueba. Pero debemos preguntarnos en forma muy honesta si esas victorias se deben a “las maravillosas soluciones” propuestas por el marxismo o si son simplemente reacciones del pueblo contra la falta de soluciones a los problemas que enfrentamos en las Democracias. Creemos que una persona, un Trabajador, que tenga un buen trabajo estable y con un salario digno nunca pasará hambre en una Democracia (no se puede afirmar lo mismo cuando es en una dictadura comunista o socialista marxista). Según esa creencia o pensamiento, bastará entonces dar empleo a todos para solucionar el problema hambre. Muchos dirán que esto no es suficiente para neutralizar los marxistas-comunistas. Creo que tienen razón, esta perniciosa corriente política de marxistas y comunistas, más sus aliados y todos que constituyen el frente de los bolcheviques antidemocráticos, se alimentan más por la ENVIDIA a los que tienen más que por soluciones racionales. La única solución presentada por los bolcheviques es la de eliminar a los ricos. Dejar a todos los ciudadanos pobres, como ratones sin queso. Las empresas en manos del Estado dando buen trabajo bien remunerado a los camaradas y parientes, dejando de lado cosas como eficiencia y alto rendimiento. El prejuicio que normalmente aparece es financiado con impuestos a los Trabajadores y consumidores. Es decir como siempre, los Trabajadores “pagan el pato”. Los comunistas ya pusieron en práctica esta solución en Cuba, eliminaron a todos los ricos, trasformaron en pobres todos los habitantes de la isla. La tragedia ya dura más de 60 años y no se ve una solución a corto plazo. Mientras tanto, los ciudadanos tienen que soportar esa tiranía.

No tenemos ninguna duda que la Democracia puede – y tiene condiciones para eso – solucionar problemas tan difíciles, como eliminar la cesantía, resolver el déficit habitacional, otorgar salud, educación e instrucción gratis a quien precise desde el Estado, sin eliminar la colaboración del sistema privado ni eliminar las empresas privadas, que son una excelente ayuda al desarrollo de cualquier país. Por otro lado, no debemos olvidar dos cosas importantes: la primera, es que TODO lo que sea necesario cambiar y hacer para resolver un problema de la sociedad lo podemos hacer en Democracia, sin necesidad de una dictadura; lo segundo es seguir en forma continua, ininterrumpida, con la máxima energía, luchando contra el marxismo-comunismo, que amenaza no solo a nosotros como personas, sino que a nuestras familias, a nuestros países y a la sociedad.

Muchos de nosotros somos Demócratas hasta la médula y nos recusamos a luchar contra el comunismo haciendo pacto con la derecha fascista (aceptamos la derecha Democrática, pero no la extremista); de la misma forma, recusamos luchar contra la derecha extremista aliando-nos a los comunistas. Ambos nos producen ASCO por ser antidemocráticos. Por último, no debemos olvidar que ser DEMÓCRATA es ser ANTICOMUNISTA y ANTIFASCISTA completo.

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado.