PRINCIPIO DE LA RECIPROCIDAD

El “Principio universal de la reciprocidad” es un principio muy antiguo. Ya aparecía en las escrituras bíblicas en que se mencionaba, la ley práctica de “diente por diente, ojo por ojo”. Hoy, nadie se atrevería a defender este principio, tal cual fue escrito antiguamente. Hoy un delito se paga con la cárcel si necesario (excepto en los países comunistas en que se manda para la cárcel a cualquiera por cualquier cosa sin importar si es inocente o culpado). Pero, si pensamos mejor, la base, el centro, de este principio tiene un profundo significado de justicia. Por ejemplo, no hablamos con quien no quiere hablar con nosotros. Es un Principio de la reciprocidad que aplicamos todos los días. Los comunistas no permiten que los demócratas participemos del sistema político de nuestro país (cualquiera que sea el país). La pregunta que viene al caso, es la siguiente: ¿¿por qué los demócratas tendríamos que permitir la participación de ellos en la Democracia?? Sabemos que la participación de los comunistas es peligrosa y dañina para la Democracia. Ellos abiertamente luchan para destruir la Democracia y substituirla por una dictadura (de comunistas). Ellos practican en la Democracia el “cuanto peor, mejor”. Pero acusan a los demás de hacer eso. Tal vez tendríamos que colocar en práctica el PRINCIPIO DE LA RECIPROCIDAD y no dejar ellos de participar del aire de libertad total de la Democracia. No proponemos la persecución, proponemos apenas la no participación (como en Alemania). Tal vez podría colocarse la condición: si dejar a los demás participar, entonces también dejaríamos ellos participar. Los trabajadores no marxistas socialistas democráticos, somos contra las dictaduras (cualquiera). Tenemos ODIO y asco de ellas.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *